Misión y Visión

NUESTRA MISIÓN:

  • Contribuir por medio de la radiodifusión, a la socialización de valores cristianos y al desarrollo social de la provincia de Ñuble.

 

NUESTRA VISIÓN: 

  • Ser una organización consecuente con acciones y actividades que promuevan el desarrollo del capital humano en todos los ámbitos sociales y la misión evangelizadora de la Iglesia, utilizado para ello la herramienta de la radiodifusión.

 

DECÁLOGO DE LA RADIO “EL SEMBRADOR”

1.- La Radio “El Sembrador” es una Radio de Iglesia Diocesana. Está al servicio de los fines mismos de la Iglesia en toda su amplitud, es decir, al servicio del hombre en su dimensión humana y cristiana. Deberá poseer en alto grado las dos características que le son propias:

  • Ser una buena Radio
  • Ser una buena Radio de Iglesia.

2.- “El Sembrador” cuidará siempre el tener una excelente calidad radiofónica. Tendrá especial cuidado en la selección de su personal. Abarcará en su programación todos los aspectos que son propios de una radioemisora: Información, cultura, recreación, etc.

3.- En toda su programación deberá reflejarse el espíritu cristiano que la inspira. Debe destacar y fomentar los valores humanos y cristianos: la verdad, el amor, la justicia, la unidad. Evitará todo lo que promueva la violencia, el odio, el sensualismo y arbitrariedad.

4.- Siendo el orden moral el que supera y ordena todos los demás órdenes de la realidad humana, será también el criterio superior y ordenador de todo lo que se transmita en la Radio “El Sembrador”. Por eso, la información, las campañas, etc. Deberán guiarse por los principios de la moral católica. Nunca deberá caerá en la difamación o deshonra de las personas.

5.- En cuanto a sus criterios prácticos de juicio y acción, se guiará por la doctrina y el espíritu de Iglesia, así como ella la entiende y proclama en sus documentos oficiales, especialmente en sus Documentos sobre Doctrina Social. A esa luz promoverá los grandes valores de la verdad, justicia, respeto y amor, y denunciará lo que vaya en contra de ellos.

6.- La Radio “El Sembrador” está destinada a servir de instrumento de servicio especialmente a aquellos sectores más pobres y aislados, a los que tienen más necesidad de información, comunicación y ayuda, de manera especial a los campesinos de los sectores más alejados.

7.- La Radio “El Sembrador” deberá constituir un eficaz instrumento de apoyo a la acción pastoral de la Iglesia, en su tarea de evangelización y de formación de personas, familias y comunidades. Estará abierta a todos los Departamentos, equipos y Movimientos de la Diócesis para apoyar adecuadamente sus acciones.

 

DETALLES DE LA PROGRAMACIÓN:

Los principios fundamentales que inspiran la línea programática de nuestra emisora, son el producto de un acabado estudio y análisis efectuado por el equipo de profesionales que conforman la Planta de personal. Ellos, considerando la realidad local y regional e identificándose con la idea orientadora y de servicio concebida por el Obispado de Chillán al crear este órgano de difusión, han proyectado la siguiente línea programática que detallamos en sus áreas:

  • ÁREA INFORMATIVA.- Controlada por el Departamento de Prensa y consulta los siguientes programas: “Radiosucesos”, “Boletines a la hora”, despachos especiales a través de equipos móviles y “Especiales de Prensa” (Circunstanciales de tiempo y espacio). En esta área se contempla el espacio La chispa del Deporte, destinado a cubrir y transmitir las principales actividades deportivas de la Provincia.
  • ÁREA CULTURAL Y EDUCATIVA.- Propiciará toda actividad de formación y colaboración con estudiantes, padres y trabajadores tanto del sector urbano como rural. Ello controlado por encargados o coordinadores con distintas organizaciones diocesanas o de otra índole comunitaria, ciudadana.
  • RELIGIOSA Y ORIENTADORA.- Destinada a mantener en plena vigencia los valores espirituales y morales de toda la audiencia local y provincial. Espacios de responsabilidad de la Dirección de la Emisora
  • ÁREA DE ENTRETENCIÓN Y SERVICIO.- Tendrá como idea central la de establecer un diálogo de amistad, convivencia grata con los auditores en las horas de descanso, esparcimiento, trabajo cotidiano, viajes, etc. Manteniendo estilo sobrio, alegre, refinado, de buen gusto al oído.